Sistema Educativo

Sistema Educativo en Chile en Chile

[rtbs name=禄informes-juridicos-y-sectoriales禄]

Nota: V茅ase el Sistema Educativo en Guatemala, los fundamentos constitucionales y legales en Guatemala, la gesti贸n y administraci贸n educativa en Guatemala, la informaci贸n relativa a la Educaci贸n Primaria en Guatemala, la informaci贸n relativa a la Educaci贸n Secundaria en Guatemala y la informaci贸n relativa a la Educaci贸n Superior en Guatemala.

Definici贸n de Administraci贸n y Gesti贸n Educativa

Ver el significado de Sistema Educativo en el diccionario jur铆dico y social, la definici贸n de Gesti贸n Educativa en el diccionario jur铆dico y social y el significado de Educaci贸n Superior en el diccionario jur铆dico y social.

Sistema Educativo en Chile

Antes de la independencia, las 贸rdenes religiosas cristianas influyeron predominantemente en la educaci贸n chilena. De hecho, los jesuitas fundaron las primeras instituciones educativas del pa铆s. Desde la Primera Junta Nacional de Gobierno de 1810 exist铆a un inter茅s por desarrollar sistemas educativos en el nuevo pa铆s manifestado por los miembros del movimiento independentista. Este deseo se concret贸 en un decreto aprobado que exim铆a espec铆ficamente de impuestos durante un a帽o y medio a los libros, mapas, imprentas, instrumentos de f铆sica y maquinaria que contribuyeran al avance social y educativo. A partir de esta predisposici贸n a facilitar la educaci贸n, durante el a帽o 1813 se cre贸 la Biblioteca Nacional, se instituy贸 la libertad de prensa y se estableci贸 el primer peri贸dico oficial del gobierno, El Monitor Araucano.

Sin embargo, estos esfuerzos se consolidaron s贸lo parcialmente debido a la priorizaci贸n de las necesidades. La consolidaci贸n de la independencia de Chile, as铆 como las continuas guerras relacionadas con los l铆mites territoriales con los pa铆ses adyacentes, retrasaron el establecimiento de una educaci贸n p煤blica a nivel nacional que abarcara todos los estratos sociales.

Desde la conquista, a finales de 1500, hasta los primeros periodos de la independencia, el 1800, la educaci贸n estuvo en manos de organizaciones cat贸licas. Las iglesias, donde se ense帽aba a leer y escribir, ten铆an como objetivo principal evangelizar y conseguir nuevos cristianos educados en la fe. Adem谩s, la educaci贸n estaba muy estratificada, estaba destinada a los miembros de las familias tradicionales espa帽olas y, m谩s tarde, a los arist贸cratas que formaban la 茅lite nacional. Igualmente, se enfatizaba la educaci贸n para los hombres de los que se esperaba que ocuparan cargos pol铆ticos y desempe帽aran funciones de liderazgo para la naci贸n.

Siguiendo el modelo colonial espa帽ol de la 茅poca en Am茅rica, los sacerdotes eran predominantemente eruditos. La Aurora de Chile, el primer peri贸dico chileno fue creado y editado por Camilo Enr铆quez, un sacerdote cat贸lico, patriota y hombre de letras que estaba profundamente influenciado por las ideas de Jean Jacques Rousseau. Otros europeos influyeron en los primeros modelos educativos chilenos. El pedagogo alem谩n Friedrich Froebel, padre del jard铆n de infancia, y el reformador educativo suizo Johann Heinrich Pestalozzi, cuyo inter茅s por la creaci贸n de escuelas para los pobres y la nueva did谩ctica para la educaci贸n elemental influyeron en el desarrollo de la educaci贸n chilena que, igualmente, se reflej贸 en la formaci贸n docente.

Por otro lado, la tradici贸n predomin贸 sobre el derecho, se crearon instituciones educativas principalmente para varones, como en el caso de la educaci贸n secundaria. Igualmente, desde el punto de vista profesional, el acceso de las ni帽as a la educaci贸n tambi茅n fue limitado. S贸lo doce a帽os despu茅s de la apertura de la primera escuela normal para varones, se cre贸 la primera escuela de este tipo para ni帽as.

No fue hasta principios del siglo XX cuando unas reformas educativas dr谩sticas y moderadas solidificaron la educaci贸n p煤blica en el pa铆s motivadas principalmente por los movimientos pol铆ticos y la fuerza social dirigida por los sindicatos.

En 1927 se cre贸 el Ministerio de Educaci贸n, que ten铆a como funci贸n principal planificar, aplicar y hacer cumplir las leyes educativas y supervisar las condiciones de la educaci贸n a nivel nacional. Con la excepci贸n de algunos breves periodos de tiempo, su administraci贸n se caracteriz贸 por ofrecer pol铆ticas centralizadas que favorec铆an la uniformidad de los planes de estudio en todo el pa铆s, incluyendo los contenidos, proporcionando libros de texto y material escolar b谩sico de forma gratuita para la educaci贸n primaria. Esta pol铆tica favoreci贸 la reubicaci贸n de las familias a lo largo del pa铆s facilitando la transici贸n educativa para que los ni帽os se readaptaran a las nuevas escuelas en las diferentes zonas geogr谩ficas de la naci贸n durante d茅cadas.

La flexibilidad curricular comenz贸 a alcanzarse a finales de la segunda d茅cada del siglo XX, cuando los avances en la educaci贸n se llevaron a cabo y se lograron parcialmente mediante leyes radicales. Sin embargo, debido a los giros pol铆ticos, un sistema educativo prometedor se vio abruptamente terminado.

La educaci贸n chilena adopt贸 un gran grado de rigidez que se reflejaba en las desigualdades sociales y geogr谩ficas. Los ni帽os m谩s desfavorecidos eran los del estrato pobre que viv铆an en zonas rurales donde la autoridad no impon铆a la matr铆cula y el acceso a las escuelas era dif铆cil por la distancia. El 茅nfasis en la educaci贸n de las zonas econ贸micamente desfavorecidas y rurales del pa铆s fue dado por el gobierno dem贸crata cristiano de E. Frei M. durante los 煤ltimos cinco a帽os de la d茅cada de los 60, cuando se aplicaron metodolog铆as m谩s contempor谩neas a la educaci贸n p煤blica o se readoptaron proyectos anteriores realizados en los a帽os 20 y 30.

La tasa de abandono escolar tambi茅n era una preocupaci贸n para los responsables pol铆ticos. Tras estudiar la situaci贸n durante la d茅cada de 1950, se pusieron en marcha estrategias sociales para reducir esta tasa ofreciendo desayunos y almuerzos gratuitos y nutricionalmente equilibrados para ayudar a los ni帽os en edad escolar que se encontraban por debajo del nivel de pobreza y no ten铆an otros bienes importantes. Se cre贸 la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (JNAEB) para evaluar las necesidades sociales que pudieran evitar que los ni帽os abandonaran la escuela prematuramente. Tambi茅n se proporcion贸 a los ni帽os de bajos ingresos un acceso regular a la atenci贸n sanitaria y dental y a los tratamientos, si los necesitaban, de forma gratuita seg煤n las indicaciones de las autoridades escolares. Se desarrollaron otros servicios para atender al estrato, se ofrecieron Colonias de Veraneo a los estudiantes durante sus vacaciones de verano que los liberaban del trabajo y como estrategia para motivar la asistencia a la escuela primaria. Esta iniciativa se puso en pr谩ctica por primera vez en 1929, pero se suspendi贸 por circunstancias pol铆ticas. Sin embargo, fue revivida como un programa eficaz y exitoso en la educaci贸n elemental por la JNAEB. Todas estas iniciativas se pusieron en pr谩ctica para reducir las desigualdades escolares y para ofrecer igualdad de oportunidades de educaci贸n.

Se ofrecieron becas por concurso para que los estudiantes de bajos ingresos que demostraran un rendimiento acad茅mico sobresaliente pudieran continuar su educaci贸n secundaria. Los fondos para la educaci贸n postsecundaria se asignaron en forma de becas que no ten铆an que devolverse.

Hasta 1965, los grados de primaria eran 6 a帽os de escolaridad obligatoria y 6 a帽os de educaci贸n secundaria optativa llamada bachillerato o humanidades. La reforma de 1966 ampli贸 la ense帽anza p煤blica elemental obligatoria y gratuita a ocho a帽os y redujo los grados de secundaria a cuatro, cambiando su nombre por el de grados de ense帽anza media.

La descentralizaci贸n administrativa comenz贸 con la regionalizaci贸n geopol铆tica del pa铆s en 1974. Posteriormente, durante la d茅cada de 1980, el proceso de municipalizaci贸n de las escuelas dot贸 de mayor autonom铆a a los centros educativos, al tiempo que el gobierno autoriz贸 las escuelas privadas subvencionadas, conocidas como escuelas subvencionadas para la educaci贸n primaria y secundaria en el pa铆s. El Ministerio de Educaci贸n aprob贸 la Ley Org谩nica Constitucional de Educaci贸n de 1990 que autoriz贸 a los centros/instituciones educativas a desarrollar sus propios planes de estudio para la educaci贸n primaria y secundaria.

Una caracter铆stica significativa de la m谩s reciente reforma educativa nacional es la ampliaci贸n de la jornada escolar transform谩ndola en un solo turno, mientras que tradicionalmente la mayor铆a de las escuelas agrupan a los ni帽os y maestros en dos turnos: ma帽ana y tarde. Esta nueva modalidad se aplica desde 1998. La jornada escolar en dos turnos apoy贸 la idea de utilizar mejor los edificios de las escuelas p煤blicas ofreciendo m谩s cursos y manteniendo una baja proporci贸n de alumnos por profesor. Los alumnos ten铆an la opci贸n de asistir a la escuela por la ma帽ana o por la tarde. El horario de turno 煤nico se refiere a la ampliaci贸n del n煤mero de horas pedag贸gicas que los alumnos permanecen en la escuela para solidificar el proceso de aprendizaje que conduce a la ampliaci贸n de las 谩reas de contenido curricular: concretamente, el aumento de las horas semanales de 30 a 38 en la educaci贸n primaria y a 42 horas en la secundaria.

La reforma fue cuestionada por los profesionales de la escuela argumentando la necesidad de m谩s edificios escolares para contener a todos los alumnos y profesores para mantener la baja proporci贸n profesor-alumno. Las instalaciones existentes no tienen capacidad para absorber la demanda de educaci贸n en estas condiciones. Consciente de la magnitud de este cambio, se planific贸 una implementaci贸n gradual; para ello, el gobierno asign贸 fondos extra exclusivamente para construir nuevos edificios escolares como primer paso. Otra preocupaci贸n que aquejaba a los educadores y administradores era la escasez de profesores que anteriormente trabajaban en dos turnos para hacer frente a los bajos salarios, en comparaci贸n con otras profesiones. El nuevo aumento de la carga horaria no compensaba econ贸micamente a los profesores del segundo turno que ten铆an en el sistema anterior. Esta reforma no fue aceptada por todos en el sistema educativo. Los profesionales de las escuelas privadas argumentaron que carec铆an de fondos para contratar a profesores para m谩s horas, adem谩s, los educadores privados argumentaron que la ampliaci贸n del n煤mero de horas en las escuelas no mejorar铆a necesariamente la calidad de la educaci贸n, remarcando que la calidad y la cantidad no est谩n necesariamente correlacionadas. Otro argumento planteado por los opositores se centraba en las zonas tradicionalmente infradotadas, lo que en 煤ltima instancia provocaba el desplazamiento de los alumnos.

El espa帽ol ha sido la 煤nica lengua de ense帽anza en las escuelas p煤blicas, sin embargo, uno de los intentos m谩s recientes de mejorar la educaci贸n de los desfavorecidos 茅tnicamente ha sido la incorporaci贸n de programas biling眉es-biculturales. La Unidad de Cultura y Educaci贸n de la Corporaci贸n Nacional de Desarrollo Ind铆gena o CONADI, en representaci贸n de diferentes tribus, present贸 en 1995 una propuesta de Educaci贸n Intercultural Biling眉e en la que expresaban su inter茅s por preservar sus lenguas y culturas nativas. Junto con el reconocimiento de los grupos ind铆genas chilenos por parte del gobierno (Ley 19.253 D de 5.10.1993) las universidades locales donde exist铆an zonas de alta densidad ind铆gena se adhirieron a la iniciativa. En 1998-1999 un proyecto piloto auspiciado por el Ministerio de Educaci贸n, Divisi贸n de Educaci贸n Multicultural y Biling眉e, realiz贸 una convocatoria nacional para recopilar material did谩ctico para 1潞 y 2潞 b谩sico en forma competitiva. Esta fue la primera iniciativa de esta naturaleza en el pa铆s que propici贸 la consolidaci贸n del proyecto.

Todas las reformas durante el siglo XX fueron esfuerzos dirigidos a mejorar la educaci贸n de todos los alumnos. Deb铆an establecer normas de contenido y rendimiento elevadas y redise帽ar los diversos componentes del sistema educativo de forma coordinada y coherente para apoyar y solidificar el aprendizaje de los estudiantes y promover la educaci贸n universal en el pa铆s.

Los ejemplos de pol铆ticas eficaces se reflejaron en la progresiva tasa de alfabetizaci贸n de los chilenos de 15 a帽os o m谩s durante el 煤ltimo siglo: desde el 50,0% en 1920, hasta el 80% en 1952, para alcanzar actualmente el 95,6% en 1998.

La matriculaci贸n de alumnos en la ense帽anza primaria pas贸 del 64,0 por ciento a principios de los a帽os 60, al 95,0 por ciento en los a帽os 70 y al 98,3 por ciento en 1998. Un sistema educativo mixto, privado y p煤blico no sectario, innovador en Am茅rica Latina, ofrece a los padres la opci贸n de enviar a sus hijos a la escuela de su elecci贸n, mientras que se dispone de fondos para subvencionar las escuelas privadas. Una econom铆a nacional de libre mercado flexible ha permitido a Chile asignar fondos exclusivamente para subvencionar las escuelas privadas. En Chile, el 93% de las escuelas que atienden a los ni帽os que cursan la educaci贸n primaria y secundaria en el pa铆s son financiadas por el gobierno. El gobierno central distribuye uniformemente el apoyo financiero pagado por alumno que asiste a la escuela, calcul谩ndose por trimestre adem谩s del presupuesto municipal asignado localmente por instituci贸n.

En 1981, cerca del 78% de los alumnos chilenos estaban inscritos en escuelas municipales frente al 56% en 1996; y el 15% de los alumnos en 1981 se inscribieron en escuelas privadas subvencionadas frente al 35% en 1996. Los establecimientos privados han captado una tasa estable (durante los mismos per铆odos) de aproximadamente el 10 por ciento del total de alumnos a nivel nacional.

La tasa de abandono escolar del 21 por ciento en la educaci贸n primaria durante los a帽os 70 se redujo dr谩sticamente al 1,5 por ciento en 1998 y al 5 por ciento en la educaci贸n secundaria el mismo a帽o.

El promedio de escolaridad entre los chilenos en 1992 era de 7,2 a帽os, aumentando a 9,9 en 1998. La media entre los hombres era de 9,6 a帽os y de 10,6 entre las mujeres. En 1998, el Ministerio de Educaci贸n destin贸 el 82,7% de sus recursos financieros a los sistemas de educaci贸n preescolar, primaria y secundaria, el 16,1% a la educaci贸n superior y el 1,2% a programas culturales. Desde 1992, el Programa de Mejora de la Calidad y la Equidad de la Educaci贸n del Ministerio de Educaci贸n Nacional ha abogado por centrarse sistem谩ticamente en la calidad de la educaci贸n en el pa铆s. Este proyecto ha sido financiado con el apoyo de los pr茅stamos del Banco Mundial.

Caracter铆sticas generales de la educaci贸n p煤blica chilena El calendario escolar comienza en marzo y termina en diciembre. En Chile, los alumnos de las escuelas primarias y secundarias llevan un uniforme con un distintivo que identifica a la instituci贸n. El transporte p煤blico nacional ofrece tarifas reducidas a los estudiantes de educaci贸n primaria, secundaria y superior, debidamente identificados con tarjetas otorgadas por sus instituciones, que necesitan transporte a nivel local. El sistema de calificaci贸n tiene una escala del 1 al 7, siendo el 1 el m谩s bajo, requiriendo un 4,0 como nota m铆nima de aprobaci贸n. La repetici贸n de curso ha sido la pr谩ctica en el pa铆s cuando los alumnos no han alcanzado los niveles m铆nimos de competencia para asegurar la asimilaci贸n de los contenidos curriculares. La tasa de repetici贸n en 1993 era del 8% en los colegios municipales, del 6% en los concertados y del 2% en los privados en la ense帽anza primaria.

La distribuci贸n de los centros educativos en 1998 era: 59,6 por ciento de escuelas municipales, 28,8 por ciento de escuelas privadas subvencionadas, 10,9 por ciento de escuelas privadas y 0,7 por ciento a otros. El Ministerio de Educaci贸n ha establecido la proporci贸n m谩xima entre profesores y alumnos de 1:45 por clase.

Revisor de hechos: Hellen, 2010

[rtbs name=禄educacion禄]

Sustento Legal y la Administraci贸n Educativa en M茅xico

Nota: Para una visi贸n general del sistema educativo en M茅xico, v茅ase aqu铆. Para una visi贸n de la administraci贸n, finanzas e investigaci贸n educativa en M茅xico, puede consultarse aqu铆, y respecto a los Sustentos Legales y Constitucionales de la Educaci贸n en M茅xico, en este otro lugar. Tambi茅n puede leerse sobre los retos del Sistema Nacional de Educaci贸n mexicano.

Recursos

V茅ase Tambi茅n

Bibliograf铆a

Acuerdo con Colegio de Abogados

Hemos firmado un acuerdo con el Colegio de Abogados de La Rioja (Espa帽a) para proveer de contenido a sus abogados, individualmente y en la propia sede del Colegio de Abogados. Si consideras que puede interesar a tu colegio profesional en Chile tener un acuerdo con Lawi, 驴puedes, por favor, pedirles que se pongan en contacto con nosotros?

Una Queja es una Oportunidad

Esta plataforma de derecho chileno y otros tiene cientos de miles de entradas, y repasamos peri贸dicamente las m谩s populares. Por favor, si consideras que existe alg煤n error o desactualizaci贸n en las definiciones, o que falta claridad o contenido suficiente, 驴podr铆as quejarse en la parte de comentarios que est谩 abajo en cada entrada?. Revisaremos cada queja sin dilaci贸n.

Por supuesto, si quieres dejar cualquiera otra observaci贸n o recomendar la definici贸n a un conocido, te lo agradeceremos enormemente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.