Cultura Tehuelche

Cultura Tehuelche en Chile

ETNONIMIA
Ahonicanka, Aonikenk, Tchonek, pueblo Tehuel, patagones.

ORIENTACIÓN
IDENTIFICACIÓN Y UBICACIÓN
Los tehuelches son un pueblo indígena ubicado principalmente en la Patagonia, Argentina y el sur de Chile. Según George C. Musters, que viajó por la región en 1869-1870, los tehuelches se dividían tradicionalmente en dos grupos: los tehuelches del norte y los tehuelches del sur. Estos grupos se distinguían sobre todo por su ubicación geográfica y por ligeras diferencias en su dialecto. Los tehuelches del norte vivían al norte del río Chubut, mientras que los tehuelches del sur habitaban la zona al sur del río Chubut hasta el estrecho de Magallanes. Ambos grupos se autodenominan ahonicanka o tchonek, pero se les conoce más comúnmente como tehuelches o tehuelistas.

DEMOGRAFÍA
Se dice que los tehuelches están casi extinguidos, aunque no hay datos satisfactorios que documenten este proceso. En 1871, Musters estimó que la población total no superaba las 1.500 almas. Para 1913-1914, sin embargo, ésta se había reducido enormemente a 107 individuos que vivían en reservas infestadas de viruela en el territorio de Santa Cruz. Estimaciones más recientes, de 2005, sugieren que la población total de todos los pueblos de habla chon, incluyendo a los indios tehuelches, poyas y onas, es de unos 200.

FILIACIÓN LINGÜÍSTICA
Los tehuelches, junto con los poya y los onas, constituyen el tronco lingüístico chonano.

HISTORIA Y RELACIONES CULTURALES
Se cree que los tehuelches han vivido en la Patagonia durante miles de años. En 1520, fueron contactados por Magallanes en Puerto San Julián, en la Patagonia. A partir de la década de 1540, los tehuelches también mantuvieron contactos económicos esporádicos con los españoles en Chile. Una consecuencia de este contacto fue la adopción por parte de los tehuelches del caballo, que utilizaban para la caza y el transporte. En 1879-1883, los tehuelches, al igual que los demás indígenas del sur de América, fueron derrotados por las campañas militares de los generales Julia Roca y Conrado Villegas. Tras la conquista, los tehuelches perdieron la mayor parte de sus tierras en favor de los araucanos y los colonos de ascendencia europea. Los tehuelches supervivientes fueron confinados en pequeñas reservas a menudo gestionadas por misioneros. Este proceso ha llevado a una asimilación casi completa, haciendo que la revitalización cultural sea casi imposible.

ASENTAMIENTOS
Los tehuelches vivían en campamentos temporales que contenían unas 20 tiendas de piel toldo . Cada toldo solía albergar a un hombre y a toda su familia, o a una familia extensa formada por abuelos, hijos y nietos con sus esposas y descendientes. En algunos casos, cada una de las esposas e hijos de un hombre tenía un toldo separado.

ECONOMÍA
SUBSISTENCIA
Los tehuelches no practicaban la agricultura. Eran principalmente cazadores y recolectores, aunque también pescaban un poco en la costa. La carne de guanaco y de ñandú eran los alimentos básicos. En épocas anteriores, los tehuelches cazaban a pie utilizando arcos y flechas. Hacia 1725, sin embargo, adquirieron caballos de los españoles y los utilizaron hábilmente para la caza, el transporte y la guerra.

ACTIVIDADES COMERCIALES
Tras la adquisición de caballos, el comercio se convirtió en una parte importante de la economía. Los caballos permitían a los tehuelches recorrer largas distancias para intercambiar sus productos por los que ofrecían los colonos europeos de las colonias. En el siglo XIX, la dependencia de estos productos aumentó y los viajes a importantes centros de comercio, como Punta Arenas y Carmen de Patagones, se convirtieron en el núcleo de las actividades económicas tehuelches.

ARTES INDUSTRIALES
Se carece de canoas, metalurgia y cestería, pero se fabrica una tosca cerámica y las mujeres tejen en telares tejidos de lana de guanaco.

COMERCIO
El trueque con otros grupos indígenas, así como con los colonos europeos, era común. Ver más sobre las transacciones de intercambio en Chile, en general.

DIVISIÓN DEL TRABAJO
Existía una división del trabajo por género, que se acentuó tras la adquisición del caballo. Además de la caza, los hombres buscaban y entrenaban caballos salvajes. También fabricaban herramientas de caza, armas de combate, así como sillas de montar, arneses y objetos de plata. Las mujeres se encargaban de recoger raíces y bayas silvestres. También iban a buscar leña y agua, preparaban la comida, cuidaban de los niños y del toldo . Las mujeres también confeccionaban vestidos, mantas de pieles y pintaban pieles. Las mujeres a veces cooperaban con los hombres en la caza formando un cerco para encerrar a las presas y, ocasionalmente, cazaban solas presas menores como zorrillos ( conepatus humboldti ), liebres ( dolichotis patagonum ) y armadillos ( chaetophractus villosus ).

TENENCIA DE LA TIERRA
Cada banda reclamaba un territorio separado pero vagamente definido como su coto de caza exclusivo. La invasión por parte de los miembros de otra banda causaba ocasionalmente graves conflictos. Ver más sobre la propiedad inmobiliaria en Chile, en general.

PARENTESCO
GRUPOS DE PARENTESCO Y DESCENDENCIA
Los tehuelches calculaban la descendencia de forma bilateral. Las familias estrechamente relacionadas formaban una sola banda migratoria. Los individuos también eran libres de unirse a una banda de su elección, especialmente cuando preveían mejores oportunidades de caza y migración bajo el liderazgo de un jefe diferente. No existían grupos corporativos más grandes que las bandas.

TERMINOLOGÍA DE PARENTESCO
La terminología de parentesco tehuelche no distingue entre los miembros de los parientes consanguíneos y afines de una persona. Los términos referidos a «madre», «padre», «hermano» o «hermana» se empleaban para todos los miembros del grupo sin distinguir claramente entre generación, consanguinidad y afinidad.

MATRIMONIO Y FAMILIA
MATRIMONIO
Las muchachas eran libres de elegir a sus maridos, pero a veces se comprometían siendo muy jóvenes. Los chicos se casaban alrededor de los 20 años, mientras que las chicas lo hacían entre los 15 y los 18 años. El matrimonio implicaba el intercambio de regalos entre el novio y la familia de la novia. El novio regalaba caballos y adornos de plata para la novia. Los padres de la novia también daban regalos de igual valor, que en caso de separación posterior eran propiedad de la novia. A continuación, el novio acompañaba a su nueva novia a su toldo con los vítores de sus amigos y los cantos de las mujeres. La cultura tehuelche permitía a los hombres tener tantas esposas como pudieran mantener, pero era muy raro encontrar a un hombre con más de dos esposas. El matrimonio era mayormente monógamo.

UNIDAD DOMÉSTICA
La tienda tehuelche (toldo) a menudo albergaba a un hombre y a su familia extendida, que típicamente consistía en abuelos, hijos y nietos con sus esposas y descendientes. Los adultos casados miembros de familias de gran tamaño solían dormir en un toldo separado. Unas veinte familias se unían para formar una sola banda migratoria.

HERENCIA
Los bienes de un hombre no se transferían por herencia. En su lugar, se mataban todos sus caballos y se quemaban todas sus posesiones o se enterraban con él. La carne de los caballos sacrificados se distribuía entre los parientes.

SOCIALIZACIÓN
Los niños tehuelches eran mimados y raramente corregidos por sus padres. Las mujeres eran las principales responsables del cuidado de los niños. Otros parientes y miembros de la banda también reconocían a cada niño participando en una serie de ceremonias que marcaban el paso del niño por diferentes etapas de desarrollo. Los niños aprendían las creencias religiosas y las normas sociales participando en estas ceremonias desde la más tierna infancia. Los niños también aprendían otras habilidades prácticas, como la caza, la recolección, el tejido y la fabricación de herramientas, de los padres y los miembros de la banda.

ORGANIZACIÓN SOCIOPOLÍTICA
ORGANIZACIÓN SOCIAL
No había clases sociales, aunque a veces se mantenía a los cautivos como esclavos. Los tehuelches no debían lealtad a ningún jefe hereditario. La diferenciación económica se minimizaba tanto por la redistribución del botín de la caza entre todos los miembros como por la destrucción de bienes en los entierros y otras ceremonias.

ORGANIZACIÓN POLÍTICA
La banda migratoria era la unidad política y económica básica de los tehuelches. Cada banda constaba de unas veinte familias emparentadas y era políticamente autónoma bajo un jefe local («cacique»). No existía un jefe único que uniera a todas las bandas. Cada banda reclamaba los derechos de caza en su propio territorio y la intrusión de los miembros de otra banda solía ser motivo de guerra. Los deberes del jefe incluían defender y promover el acceso a los recursos de los miembros de la banda. Cuando el jefe envejecía y, por falta de vigor, no podía cumplir con esta obligación, cedía el liderazgo a otra persona del grupo, normalmente respetada por el grupo en su conjunto. El jefe no tenía prácticamente ninguna autoridad para dar órdenes, ya que nadie le obedecía.

CONTROL SOCIAL
Los hombres influyentes a veces intentaban mediar en las disputas con palabras amistosas. A veces, los miembros de todas las bandas se reunían en un mismo lugar para discutir cuestiones de ámbito étnico. Un miembro de una banda que quisiera pasar por los terrenos de caza de otra banda tenía que pedir permiso antes de entrar en el territorio.

CONFLICTO
Las riñas y peleas aisladas entre dos personas se producían con frecuencia, pero una batalla entre dos grupos provocada por un asesinato era rara. A veces, la invasión por parte de los miembros de una banda del coto de caza de otra, junto con disputas a menudo relacionadas con el robo de caballos o mujeres, provocaban batallas.

RELIGIÓN Y CULTURA EXPRESIVA
CREENCIAS RELIGIOSAS
Los tehuelches creían en un dios creador llamado Kóoch que reside en una soledad ociosa en el extremo oriental del mundo. En la mayoría de los relatos, Kóoch se presenta como una deidad todopoderosa que creó todo, incluido el mar, y el «hombre-sol» y la «mujer-luna», que luego se convirtieron en marido y mujer. Los tehuelches también creían en un héroe mitológico llamado Ela, del que se dice que heredó el poder divino de Kóoch al casarse con su hija, la estrella de la tarde. A Elal se le atribuyen varias hazañas, como la de «arreglar» la Patagonia para que se convirtiera en el hogar de los tehuelches, crear el fuego y matar a un poderoso rival humano y a una ballena devoradora. Elal se retiró de este mundo relativamente joven para vivir en su mundo celeste. Los tehuelches esperan reunirse con él después de la muerte para disfrutar de una dichosa vida después de la muerte en el cielo.

PRACTICANTES RELIGIOSOS
Los tehuelches consultaban a los chamanes, de quienes se creía que poseían una habilidad especial y conocimientos esenciales relacionados con diversas funciones, como los ritos de paso, el ritual de curación y las prácticas generales de brujería.

CEREMONIAS
Los tehuelches celebraban diversas ceremonias relacionadas con el matrimonio, la muerte, la pérdida de dientes de los niños, los ritos de la pubertad femenina, las malas enfermedades, la preparación para el combate, las dificultades encontradas en la caza y la aplacación de los dioses. La mayoría de estas ceremonias implicaban el sacrificio de caballos y/o la destrucción de objetos de prestigio. La carne de las yeguas sacrificadas era consumida inmediatamente por los participantes. Parte de la carne, normalmente la cabeza, el espinazo, la cola, el corazón y el hígado del caballo, se arrojaba a una colina cercana como ofrenda a un espíritu maligno llamado «Gualychu».

ARTE
Además de un rico repertorio de mitología y folclore, los tehuelches tenían canciones sin letra. También bailaban y tocaban varios instrumentos musicales, como la flauta y los tambores cubiertos de piel. También decoraban sus mantos (ponchos) con colores rojo, amarillo, verde, azul, blanco y negro.

MEDICINA
Los tehuelches trataban de curar las enfermedades y los sucesos malignos practicando rituales mágico-religiosos con la ayuda de chamanes y adivinos. Cuando alguien de la familia enfermaba, el chamán acudía, por ejemplo, a cantarle al oído. Si la enfermedad empeoraba, el chamán invitaba a participar a otros chamanes y miembros del campamento para que cantaran con él.

LA MUERTE Y EL MÁS ALLÁ
La muerte y otros sucesos malignos se atribuían a espíritus malignos conocidos con diversos nombres locales. En los entierros tehuelches se matan los caballos del difunto y se queman todas sus posesiones. La carne de caballo se reparte entre los familiares. Su viuda se corta el pelo por delante y lleva pintura negra. Los familiares se llevan el cuerpo del hombre y lo entierran en posición sentada, mirando al este, con un montón de piedras colocadas sobre su tumba. Se le suele enterrar cosido con un manto (poncho). Se cree que el alma del muerto pasa a los hijos supervivientes.

Revisor de hechos: Brooks

Recursos

[rtbs name=»informes-jurídicos-y-sectoriales»]

Véase También

Bibliografía

Acuerdo con Colegio de Abogados

Hemos firmado un acuerdo con el Colegio de Abogados de La Rioja (España) para proveer de contenido a sus abogados, individualmente y en la propia sede del Colegio de Abogados. Si consideras que puede interesar a tu colegio profesional en Chile tener un acuerdo con Lawi, ¿puedes, por favor, pedirles que se pongan en contacto con nosotros?

Una Queja es una Oportunidad

Esta plataforma de derecho chileno y otros tiene cientos de miles de entradas, y repasamos periódicamente las más populares. Por favor, si consideras que existe algún error o desactualización en las definiciones, o que falta claridad o contenido suficiente, ¿podrías quejarse en la parte de comentarios que está abajo en cada entrada?. Revisaremos cada queja sin dilación.

Por supuesto, si quieres dejar cualquiera otra observación o recomendar la definición a un conocido, te lo agradeceremos enormemente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.